Habìa una vez el Rambler Boca de Pescado!

En ESTA PUBLICACìON hablàbamos del Torino. Un auto que por sus prestaciones y por su potente motor, habìa notablemente anticipado la tecnologìa. AQUI hablàbamos del glorioso Chevy, y en este OTRO POST del Siam di Tella. Pero quien ronda los 50, se acordarà seguramente de otro cochazo, el Rambler Boca de Pescado.

En 1943 el industrial norteamericano Henry J. Kaiser había manifestado su intención de producir automóviles después de terminada la segunda guerra mundial. Compartía esta idea Joseph W. Frazer, Presidente del directorio de Graham-Page. En 1945 ambos empresarios unieron sus esfuerzos al fundar en Estados Unidos Kaiser Frazer Corp.

Desembarco en Argentina

La idea de Henry J. Kaiser era poder continuar con su empresa en otro país con menor desarrollo industrial donde pudiera obtener mejores resultados. Luego de analizar y recorrer diversos países decide en 1954 radicarse en Argentina. En ese momento, el parque automotor de 564.000 unidades resultaba insuficiente. La relación era de 33 habitantes por cada auto, peor que la registrada 25 años antes, la importación estaba restringida a 6.000 unidades anuales y la incipiente industria local apenas producía 3.000 unidades, totalmente escasa para abastecer la demanda. Sin duda esta situación pesó en Henry Kaiser al tomar su decisión.

La propuesta hecha al Gobierno Argentino incluía la formación de una sociedad mixta integrada por la empresa estatal IAME, Kaiser Motors Corp. y el aporte de grupos privados argentinos quienes participarían a través de la compra de acciones por un total de 160 millones de pesos. El Estado otorgaría también a la nueva sociedad créditos por valor de 200 millones de pesos y permisos de importación de automóviles por otros 40 millones.

El plan fue aprobado por las autoridades nacionales y el 18 de Enero de 1955 se suscribió el respectivo convenio, constituyéndose unos días después, la empresa Industrias Kaiser Argentina S.A., con un capital inicial de 20 millones de dólares, de los cuales el 32% estaba representado por maquinarias y herramientas importadas de Estados Unidos. Dos meses después, en un terreno de 200 hectáreas de la localidad cordobesa de Santa Isabel comienza a construirse la planta donde se instalaron 9.000 toneladas de equipos trasladados de Estados Unidos. Al mismo tiempo, en Estados Unidos, la empresa madre se reorganizaba, dejando la producción de automóviles y transformándose en Kaiser Industries Corp..

Deja tu comentario con Facebook