Empujando un auto viejo

Como dice la imagen. Si nunca te encontraste, empujando un auto viejo, nunca fuiste joven. En el blog de Te Acordas, contamos con innumerables secciones temáticas. Cada sección esta dedicada a recordar un especifico argumento de nuestra infancia. Por ejemplo, contamos con la sección Viejos almacenes, dedicada a recordar esos negocios de comestibles que generalmente estaban situados en una esquina y que casi siempre daban fiado, anotando el importo en una libreta

La sección viejos dibujitos, para traer a la memoria los mas hermosos e inocentes dibujos animados de nuestra infancia, Las golosinas de antaño donde recordamos las marcas mas inolvidables de galletitas, como las Tita y las Manon y otras. Otra categoría del blog muy leída es la de los viejos juegos y juguetes donde comparamos los juegos de la infancia, con los mas sofisticados y tecnológicos juegos modernos

Pero como Edgardo, el articulo no trataba sobre si te ha pasado alguna vez de encontrarte empujando un auto viejo? Si, por eso aqui llegamos al punto. La sección del blog relacionada con el articulo de hoy, es la de los autos antiguos. Si porque quien de entre nosotros cuenta ya con una cierta edad, seguramente se recordara de los primeros autos de nuestra juventud

Yo personalmente recuerdo que tenia un desvencijado Peugeot 403, rigurosamente todo atado con alambre! Ese si que era un auto gaucho! consumía poco y generalmente funcionaba! Eso si, como todos los autos de aquella época, de vez en cuando no arrancaba y tenias que empujarlo! Cuantas veces salimos de joda e íbamos en 10 pibes arriba del pobre auto! Menos mal que cuando no arrancaba, entre nueve que empujaban arrancaba rápidamente!

Cuantas veces nos paraba la caminera, y nosotros sin licencia, sin papeles, sin nada! Nos haciamos amigos de los policias, y no pasaba nada. Te dejaban ir…..! Cuantos recuerdos! volvíamos a casa a las 2 de la mañana, después de habernos divertido, bailado, tomado y fumado, y siempre llegamos sanos y salvos. En aquel entonces la heroína, o las porquerias sintéticas que usan hoy que te cocinan el cerebro, no existan! Entonces, probaste la felicidad de encontrarte empujando un auto viejo?

Deja tu comentario con Facebook